El día que conocimos a Santa Claus

Visitando a Santa Claus en Finlandia

Con santa en su casa

Con las mochilas cargadas y en pleno junio Miri y yo atravesamos el Círculo Polar Ártico con un objetivo claro:  conocer a Santa Claus en su propia casa, escribirle una carta y contarle lo bien que nos estábamos portando.

La casa de Santa está justo encima del círculo ártico, un lugar que todo viajero quiere visitar si viaja a Finlandia, pero para nosotros además de cumplir con ese hito queríamos que los elfos nos saludaran y nos dejaran entrar a ver al señor más bonachón y regalador del mundo. Así que después de caminar junto a la carretera (sin perdernos) y dejar aparcadas nuestras mochilas nos metimos en la gran casa donde pedimos conocerlo.

– ¿Santa Claus está? –preguntamos

– ¿Quién lo busca? – respondió con otra pregunta un elfo.

– Nosotros. Venimos desde muy lejos; muy lejos y queremos verlo.

El elfo dudó un poco y finalmente, después de ver nuestras caras de niños buenos y tras oírnos que no pediríamos tantas cosas decidió se fue hacia adentro y nos hizo esperar un par de minutos, al rato volvió con la noticia: Santa estaba dispuesto a recibirnos en su casa.

Antes de terminar la frase le dimos las gracias y sin preguntar por dónde era nos metimos y nos encontramos con un submundo lleno de máquinas que detienen el mundo todos los 25 de diciembre a medianoche. Como todo el mundo sabe esas máquinas son mágicas así que, aun cuando las miramos con detenimiento no pudimos entender cómo funcionaban.

Caminamos por unos pasillos con relojes y engranajes y finalmente entramos a un salón lleno de libros y sobre un sillón grandote, vestido de rojo, exhibiendo su gran barba blanca allí estaba él, Santa Claus que esperaba por nosotros.

– Hola, Miri y Arol –nos dijo inmediatamente al vernos.

Como cualquiera puede suponer nuestros ojos se abrieron tan grandes por la sorpresa de ver que conocía nuestros nombres; pero nos daríamos cuenta, unos minutos después, que no era lo único que sabía. Nos dijo que sabía de dónde veníamos, nos habló en español y en inglés y después de insistirle en que éramos muy buenos nos despidió con un “adiós amigos”.

Lo dejamos a Santa descansando mientras volvíamos a la carretera entre renos y montañas pensando que, estas navidades, cuando venga a visitarnos a nuestra casa le invitaremos un té con galletas porque todo viajero merece ser bien atendido.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

3 Comentarios.

  1. Hoy he caído en las garras de vuestro blog y he de decir que me he quedado maravillado.
    No sólo por la calidad de las imágenes y la belleza de los lugares que visitais, si no por lo accesible que lo narrais.
    Tomo ideas para futuros viajes, y os agradezco la oportunidad de acercarme a estos lugares tan fantásticos.
    Gracias
    Jesús

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *