El Castillo de Praga

Si solo estuvieras en la ciudad durante unas horas y solo pudieras ver una cosa de todas las que hay que ver en Praga, seguramente terminarías yendo a visitar el castillo. Una elección muy poderosa ya que en unas pocas horas aprenderás mucho sobre la ciudad y disfrutarás de mucha belleza concentrada.

Como decíamos en el post introductorio sobre la ciudad, el castillo de Praga es el más grande del mundo, aunque realmente es más bien un conjunto de monumentos dentro de un castillo. Recuerda mucho al Castillo de Edimburgo, que sigue un poco el mismo esquema de ciudadela entendida como “muchas construcciones dentro de una muralla”.

Horarios y Precios

Para visitar el castillo con calma nosotros dedicaríamos un día entero. Hay que tener en cuenta que los horarios de apertura varían durante el año: de noviembre hasta marzo el castillo está abierto todos los días de 6:00 de la mañana a 11 de la noche, pero los monumentos que hay en su interior sólo pueden ser visitados de 9 de la mañana a 4 de la tarde. De abril hasta octubre el castillo amplía un poco más su horario para recibir a los turistas: lo encontrarás abierto todos los días de 5 de la mañana hasta medianoche, y los edificios y monumentos de su interior también amplían su horario de visita, cerrando a las 5 de la tarde en lugar de a las 4. Cuidado con esto porque incluso cuando el horario es el más extensivo, las 5 llegan mucho antes de lo que parecen y te puedes quedar sin ver alguna de sus joyas.

Para entrar al castillo hay que pagar, aunque la cantidad de dinero depende de los monumentos a los que quieras entrar. Básicamente hay dos circuitos diferentes:

Circuito A (350 coronas checas), que incluye la Catedral de San Vito, el antiguo Palacio Real, la exposición sobre la historia de Praga, la Basílica de San Jorge, el Callejón Dorado con la torre Daliborka, la torre de la Pólvora y el Palacio Rosenberg.

Circuito B (250 coronas checas), que incluye la Catedral de San Vito, el antiguo Palacio Real, la basílica de San Jorge y el callejón dorado con la torre Daliborka.

Muchos más detalles sobre precios y otras informaciones las podéis encontrar en la web oficial del Castillo de Praga. Click aqui.

Nuestra elección dentro del Castillo

– La Catedral de San Vito: una imponente iglesia de estilo gótico que tardó casi seiscientos años en estar terminada y abrir sus puertas a los turistas y los fieles que acuden a ella para rezar. La entrada a la Iglesia es gratuita, si bien para subir a su torre más alta (100 metros!) hay que pagar. Un buen montón de escaleras que traen como premio unas vistas impresionantes: muy recomendable animarse a subir, aunque sea tomándose un par de descansos en el camino. No obstante, lo más destacable de la catedral son sus vidrieras, hechas por artesanos con el mejor cristal de bohemia.

vidrieras catedral praga

El Antiguo Palacio Real: En este palacio los principes bohemios llevaban a cabo muchas de las actividades propias de la corona: desde festejos variados y mercados de los productos más caros y exquisitos pasando por coronaciones y reuniones con otros jefes de estado. Se encuentra bastante bien conservado gracias a las reformas que se llevaron a cabo, ya que en el siglo noveno, cuando fue fundado, se trataba de un palacio de madera.

– Basílica de San Jorge: Esta Iglesia es muy interesante porque es la más antigua que encontrarás en la ciudad de Praga. Fue fundada alrededor del año 900 y actualmente además de ser una iglesia es un convento de monjas benedictinas.

– Callejón Dorado: se trata de una callejuela donde se conservan los estilos tradicionales checos de edificación y decoración de las casas. Todas están abiertas y se trata de ir paseando por el callejón e ir entrando a visitar cada una. En cada casa también se representa el oficio de la persona que la habitaba: la casa del sastre, con todos sus útiles de costura; el farmacéutico, lleno de probetas y pipetas… La casa más visitada seguramente sea la de Kafka, quien vivió allí por un breve periodo de tiempo. El callejón Dorado es lo que menos me gustó visitar de todo el castillo, ya que había muchos turistas paseando por la calle y era un poco agobiante. Si la entrada fuera por separado, seguramente no aconsejaría comprarla, pero como está incluída en cualquiera de los dos circuitos, mi recomendación es que la visitéis intentado evitar horas puntas.

callejon dorado

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *