Descubriendo Praga

Como seguramente todo el mundo sabe, Praga es la capital de la República Checa y una de las ciudades que componen el famoso triángulo viajero de Praga, Viena y Budapest. También se la conoce como la ciudad de las cien torres y aprovechando que unos amigos estaban haciendo el famoso triángulo de Praga – Viena – Budapest decidimos coincidir con ellos y pasar un fin de semana largo en Praha.

vista panoramica de praga

Como siempre, antes de contaros todo lo que hicimos en la ciudad y los secretos mejor guardados que todo viajero debería conocer antes de visitar Praga, vamos con unos cuantos datos descriptivos sobre la ciudad. Praga es la capital de la República Checa desde el año 1993, que es cuando se decidió la separación de la Replublica Checa y Eslovaquia. Tiene 1.2 millones de habitantes aproximadamente y es atravesada por el río Moldava (que en checo se dice Vlatava). El clima de la ciudad es continental, similar al de Madrid, con inviernos fríos y relativamente secos (incluyendo nieve algunos años) y un verano menos caluroso que el de Madrid, con temperaturas de alrededor de 30 grados. La moneda que se utiliza es la corona checa, ya que aunque la República Checa pertenece a la Unión Europea, todavía no han adoptado el Euro.

En la ciudad de Praga hay una gran oferta de hoteles y B&B que se ajustan a todo tipo de presupuestos y gracias a disponer de metro, autobús y tranvía, puedes llegar a cualquier punto con relativa facilidad y rapidez. Nosotros, como éramos cinco personas, optamos por alquilar un apartamento para las tres noches que dormimos en la ciudad, una fórmula muy recomendable para grupos de personas que buscan flexibilidad y comodidad a un buen precio.

Mi primera impresión de Praga fue muy positiva y he de decir que inmediatamente me recordó mucho a París: tiene múltiples puentes que te permiten cruzar por encima del río de un lado a otro de la ciudad, una gran atmósfera cultural (en la que destacan la música, la literatura y el arte en general) e incluso una torre que se parece mucho a la dama de hierro parisina, la Tour Eiffel. Merece la pena pasar un fin de semana largo si te gustan las grandes ciudades con un lado bohemio… y no me refiero precisamente al cristal, aunque haberlo, haylo!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

2 Comentarios.

  1. Yo del «triángulo Viajero» Me quedo sin duda con Budapest. :) Desde luego es dónde más cómodo me sentí cuando hicimos el viaje. Y después Viena. Praga… La verdad es que fué un poco decepcionante, todo demasiado «de mentira» no se si me explico….

    1. Son distintas…para mí, cada una tiene su encanto y Praga no es menos. Mi familia y yo intentamos buscar todas las facilidades posibles ya sea con el idioma y la visita a pequeños rincones, mi experiencia la verdad que fue buena tanto en Praga como en Budapest… la agencia con la que fuimos era http://muchapraga.com/

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *