La verdadera historia de William Wallace y su monumento

visitar-monumento-wallace-escocia-4

Las vistas desde lo alto del monumento de William Wallace

Seguro que todos habéis visto la increíble película “Braveheart” y os suena el nombre de William Wallace y el desesperado grito de “freedom!” o “libertad!”. Si no es así, ponedla en vuestra lista de pelis pendientes porque es una peli imprescindible, aunque no sea totalmente fiel a la historia real.

William Wallace era un señor escocés que lideró la Guerra de la Independencia Escocesa, alrededor del 1297. Es muy famoso porque ganó la batalla de Stirling a pesar de que el enemigo inglés era mucho más numeroso y estaba mejor armado que el pequeño ejército que él lideraba. Quizá no tendría muchos hombres, pero nuestro protagonista de hoy era un estratega: esperó a los ingleses al otro lado del Puente de Stirling, obligándolos así a cruzar de dos en dos o como mucho de tres en tres, y esos pequeños grupos morían tan pronto como llegaban al lado del puente donde los escoceses les esperaban.

Ganar esa batalla fue muy importante, ya que animó al ejército escocés y además, Wallace fue nombrado caballero y Guardián de Escocia, dos títulos de mucha importancia en aquella época.

visitar-monumento-wallace-escocia-3

La espada inmensa

visitar-monumento-wallace-escocia-2

Y el rey Robert the Bruce siempre presente

Lamentablemente, las batallas continuaron y no siempre había un puente para ayudar a conseguir la victoria, así que Wallace perdió todas las contiendas sucesivas, hasta que después de la batalla de Falkirk en 1298, su honor le hizo renunciar al título de Guardián de Escocia y cuentan los historiadores que se fue a Francia, a pedir ayuda ya que los escoceses estaban perdiendo la guerra.

Varios años después, Wallace volvió a Escocia y uno de los caballeros escoceses le traicionó entregándolo al rey de Inglaterra. Rápidamente lo trasladaron a Londres, donde fue juzgado y condenado culpable de cometer atrocidades contra el pueblo civil. Se burlaron de él, poniéndole una corona de ramas de árboles y declarándole el rey de los bandidos. Después lo desnudaron y lo arrastraron, atado de un caballo, por todas las calles de Londres. No contentos con eso, lo colgaron y lo descuartizaron, y enviaron su cuerpo en cuatro partes a diferentes lugares de Escocia. Todo un mensaje para los escoceses partidarios de la independencia.

Obviamente, torturándolo y matándolo con tanto sadismo, el rey inglés solo consiguió una cosa: lejos de asustar a nadie, convirtió a Wallace en un héroe nacional. Todos los escoceses se sentirían identificados con él y el mito de Wallace perduró, hasta que en 1869 se erigió el Monumento a Wallace. Este monumento fue construido exclusivamente con donaciones de la gente, algo bastante espectacular si pensamos que es una torre de piedra de 67 metros de altura. El enclave donde se encuentra ofrece además unas vistas preciosas desde la cima y rinde homenaje a Wallace ya que se encuentra muy cerca del Puente de Stirling, donde tuvo su gran victoria.

Hoy en día se puede visitar de forma gratuita, teniendo que pagar sólamente si queremos subir a la cima de la torre y ver las exposiciones que hay en cada piso. Nosotros lo recomendamos mucho ya que es un recorrido interesante de la historia de Escocia y de nuestro héroe favorito. Lo más curioso de la visita probablemente sea ver la espada que le perteneció y con la que luchó en las batallas: mide 1.63m (sólo dos centímetros más pequeña que yo!!) y pesa más de tres kilos. La experiencia de subir a la torre es también muy recomendable: cuando llegas a la cima no puedes evitar sentir eso que Wallace gritaba tan alto… libertad!

visitar-monumento-wallace-escocia-1

Hay detalles en cada rincón

visitar-monumento-wallace-escocia-5

Y nosotros no podíamos faltar

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

3 Comentarios.

  1. Muy buen post.
    Estuve hace unos años, y es un sitio espectacular. No tiene demasiado la torre, pero el lugar donde se emplaza y la historia que tiene hace que merezca mucho la pena.
    Y las vistas desde arriba, viento aparte, es de una total majestuosidad

    1. coincido contigo en que la torre es bonita pero tal vez no es lo mejor y mucho menos después de ver unos sitios tan esectaculares en otros sitios de Esocia

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *