Patria es Asturias

Nací en Argentina y vivo en Escocia, pero soy muy asturiano. Me di cuenta que no importa dónde me haya parido el mundo ni el viento me haya empujado, hay un sentimiento que siempre me acompaña.

No me preguntes cómo, pero me convertí en asturiano sin proceso de bendición ni adopción oficial. En Asturias no se andan con esas cosas. En Asturias te abrazan y te invitan a comer algo como si fueses uno más, una vez que hay confianza, claro está.

Asturias,paisaje natural de montañas

Tener una mujer nacida en el occidente, allí donde el verde se funde con el azúl antes de llegar a Galicia, ha sido la bendición para que abrace a Pelayo y La Santina como si fuesen hermanos de toda la vida.

He hablado Bable sin saberlo hasta que alguien me dijo que eso no era un español regional. Para mi, hasta ese momento, la olla era una pota, mancarte era lo que te pasaba cuando te golpeabas y prestar era algo que estaba un nivel por encima del gusto y el placer. Orvayu… eso es algo que lo vives, no lo traduces.

Me he acostumbrado que en los carteles de carreteras el español está tachado con aerosol.

Las pitas de Grau me suenan de toda la vida, aunque nunca me encontré con una de ellas.

He aprendido que la sidra ya no sabe igual pasando el Negrón. Lo he probado decenas de veces y nunca sabe como en casa.

En Asturias la gente no habla, grita.

No hacen comidas, hacen espichas como si el mundo se fuese a acabar.

Los pinchos pueden alimentar a un regimiento y se pagan con el suelto que lleves encima.

No se llama a alguien al timbre, se pica.

En esta tierra un culín no se le niega nadie y un trozo de cabrales, aunque apeste, es bienvenido.

Las moscovitas nada tienen que ver con Rusia.

Los asturianos sabemos que los medios y los cuartos están bien, pero como los tortos de maíz no hay.

No hace el calor del Caribe, pero a guapa nadie le gana a la playa del Silencio.

Si eres de Asturias cantas a Los Berrones en el coche aunque no se lo digas a nadie.

Si no viajas puedes ir de Folixa en Folixa por los pueblos en la TPA.

En Asturias la frase “tarjetina de puntos” siempre se acompaña de “mi vida” aunque nadie sepa muy bien si sirve para algo.

He aprendido que a esta tierra me cobijó siempre se vuelve. Siempre se está allí, aunque estés lejos.

He aprendido que duele la distancia, que da pena esa prolongación de espacio que nos separa.

Pero también he aprendido que no soy el único. Que los hijos de este paraíso natural han tenido que cruzar el Negrón para emprender la segunda Reconquista, la de llevar algo que comer a casa.

Esta tierra que no para de querernos es la misma que nos expulsa. Los Alsas se llenan de expatriados que sueñan con abrazar a una madre y comer un bollu preñáu.

Los expulsados vuelven con sonrisas y parten con una lágrima en la cara preguntándose cuándo el regreso a esa patria verde será para siempre.

Patria son tus amigos, tu familia y la gente que quieres y que te quiere. Patria no es el sitio donde hayas nacido o donde vivas, sino el que sientes muy dentro tuyo. Patria es Asturias. Esa misma Asturias donde los abrazos son apretados, la sonrisa grande y la comida abundante.

Patria es Asturias.

Asturias y el mar

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

5 Comentarios.

  1. Lo mejor de ser Asturiano es que puedes estar orgulloso de tu patria y a la vez, recorrer el mundo y escribir un blog de viajes tan guapu como lo ye esti.

  2. Me he reido mucho con este artículo, me ha «prestado» leerlo ;) felicitaciones por el blog, me ha encantado! no solo la parte de Asturias, sino también por tus buenos consejos, lo recomiendo como una lectura obligatoria antes de salir de viaje. Saludos!

  3. Estoy muy identificado contigo yo tampoco soy asturiana, pero la añoro como si hubiese nacido allí. Yo no puedo describirlo también como tu, por eso comparto este artículo con todo el mundo.

  4. Soy valenciano, y viví 9 años en esta tierra. Desde hace 5 me he vuelto a la mía pero no puedo evitar cada año pasar una semana en la que fue mi hogar y donde me han tratado tan bien. Cuando llego (en estos momentos escribo desde Gijón, mirando de reojo un pincho que me grita Cómeme!! ) , mi desconexión es total del mundo, vuelven olores, sentimientos, imágenes, recuerdos… . Floto en esa sensación de que nunca marché. Visito a mis amigos, conocidos y ex-amores y me parece que todo continúa igual en una progresión del tiempo. Marcharé en unos días y el sueño se mantendrá hasta el próximo año. Gracies Asturias!!

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *