Qué visitar en Bucarest

Bucarest fue conocida hace algún tiempo como “micul Paris” o “pequeño París”, dadas sus grandes avenidas y algunos de los edificios de arquitectura neocásica, así como su “Arco del Triunfo”. Pero también tiene edificios grises fruto de la gestión del dictador Ceaucescu. Es sin duda una ciudad llena de contrastes.

Algunos lugares que no puedes dejar de visitar:

1- Calea Victoriei (Avenida Victoria), que concentra un montón de puntos estratégicos para el viajero: el Ateneo Rumano (un fantástico edificio neoclásico, que no tiene nada que envidiar a París), la iglesia Stravopoleos, la entrada a las callejuelas de Lipscani (donde hay algunas teterías y lugares tranquilos con una atmósfera envidiable). Muy cerca de estos lugares está el fantástico restaurante tradicional rumano “Caru Cu Bere”, que no podéis dejar de visitar: ¡fabrican su propia cerveza!

Ateneo Bucuresti

Ateneo Bucuresti

2- Iglesia Rusa San Nicolae, donde te transportas a la cultura más Este de Bucarest. ¿Seguro que no estás en Rusia?

Iglesia Rusa Bucuresti

Una de las tantas iglesias rusas en Bucuresti

3- El parque Cismigiu, con espacio para descansar y pasear y el Parque Herastrau, mucho más grande y con un gran lago. Si sois valientes y vais en invierno, ¡quizá podáis patinar en él! Dentro de éste último parque se encuentra un museo al aire libre, el “Museo Satului“, donde se pueden ver las diferentes construcciones típicas de todo el país (muy curiosas si tienes en cuenta que soportan inviernos durísimos y mucha montaña).

museo Satului

El museo Satului, un gran museo al aire libre

4- La casa del pueblo, o Casa Poporului. Construido por el dictador comunista Ceaucescu, es la sede actual del parlamento rumano. Se trata del edificio administrativo más grande del mundo; un dato nada despreciable si piensas que supera al Pentágono. Una de las mejores vistas es la que ofrece desde el otro extremo del Bulevar Unirii, impresiona caminar acercándote a él y viendo como se hace más y más grande. Y por supuesto, se puede visitar su interior.

palatul poporului bucuresti

Al fondo el imponente parlamento rumano

Cuando vayas de un sitio a otro, aprovecha para caminar por las calles y fijarte a tu alrededor. Verás muchos perros abandonados y muchas personas necesitadas, pero también mujeres bellísimas, coches de lujo y restaurantes donde seguramente tendría que quedarme de friegaplatos para poder pagar.

Esto último me recuerda la fantástica comida rumana… ¡que es lo suficientemente variada e interesante como para dedicarle otro post!

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

3 Comentarios.

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *