Qué ver y qué hacer en Braga

Qué ver en Braga

Vistas desde lo más alto de la ciudad

Portugal me gusta mucho. Me gusta cada vez más y me atrae como el agua a un pez. Será el idioma que tanto me gusta, la gente tan amable o la cultura tan parecida a la española que me enamora. Por eso hoy te propongo irte  a un sitio que no es de los más visitados y que si buscas qué hacer y qué ver en Braga sepas que vale la pena.

He recorrido el norte de Portugal en mi último viaje, sólo unos meses después de pasarme por Oporto y ahora mismo volvería a hacerlo.

Pero si vas a viajar a Portugal no te quedes solo con Lisboa o con Oporto. Está muy bien visitarlas pero hay mucho más con un encanto diferente y muy atractivo.

Aunque iremos profundizando más con el paso de los días en otros post, hoy te quiero mostrar un resumen sobre qué puedes hacer y qué puedes ver en Braga, la tercera ciudad más grande del país luso.

Como no se encuentra muy lejos de Oporto puedes encontrar un tour que te lleve y te traiga en el día y de esa manera aprovechar más tu viaje visitando otra ciudad.

Qué ver en Braga, lo imprescindible

Aunque hay muchos sitios que visitar quiero proponerte lo que no te puedes perder en una visita que podrías hacerla en uno o dos días, dependiendo de lo rápido que te guste ir.

Qué ver en Braga

Jardines en medio del casco histórico

El monte del Bom Jesus

Es sin duda el sitio al que todos los visitantes de Braga van y no solo los religiosos.

Su visita es casi obligatoria porque es uno de los iconos religiosos del país y porque alberga una historia única.

Más allá de que te interese o no el aspecto religioso su visita es recomendable porque está en la cima de una colina rodeada de jardines con abundante vegetación, peces, cascadas y otros atractivos que calman la vista.

Además desde allí arriba podrás ver toda la ciudad y pasar un rato agradable descansando bajo la sombra de los árboles.

Tal vez te interese: Qué hacer en Terceira

Jardín de Santa Bárbara

Es uno de mis sitios preferidos de Braga porque es una invasión de belleza y calma natural en medio del casco histórico. Rompe con todos los moles y es una pincelada decorativa para la vista.

No quiere decir que el entorno en el que está no sea agradable, pero sí que es diferente.

Estos jardines se encuentran en medio de la ciudad y pertenecen al municipio de Braga, rodeado por edificios históricos y ubicado frente al Palacio Episcopal.

Todas las flores y plantas están simétricamente distribuidas haciendo del jardín un sitio con un dibujo perfecto. En el centro se encuentra una fuente del Siglo XVII que pertenecía al Convento dos Remédios.

Catedral

La catedral de Braga goza de la fama de ser la más antigua del país y por ser el sitio donde se sepulto al padre del primer rey portugués y al mismo rey,  Afonso Henriques.

Fundada en el siglo XII permite la visita a sus instalaciones y al claustro.

Se encuentra a tan solo unos 5 a 7 minutos a pie desde la Plaza de la República y puedes visitarla desde las 8.30 hasta las 6 de la tarde.

Ten en cuenta que la entrada a la catedral es gratuita pero para ver el museo y el Tesoro se paga 3 euros.

Plaza de la República

Toda ciudad tiene su zona central donde te encuentras con amigos o donde se organizan manifestaciones. En Braga ese sitio se llama Plaza de la República, un sitio fácil de reconocer gracias a su fuente inmensa ubicada en el centro.

Es una de las primeras cosas que vemos cuando llegamos a la ciudad y es un punto de partida o de regreso para ir a dar un paseo por los cafés y comercios de la zona.

Castelo de Dona Chica

Este castillo es ese típico lugar que no está en el centro de la ciudad pero que quieres ver. Si vas a ir hasta allí te recomiendo que alquiles un coche ya que se encuentra a 10 minutos de la ciudad pero merece la pena.

Más que un castillo podemos decir que se trata de un palacete gracias a la mezclas de estilos que diseñó el arquitecto suizo Ernesto Korrodi.

Debo decirte que no te vas a encontrar el típico sitio con alfombra rojo donde todo está impecable, sino que está un tanto abandonado debido a peleas judiciales y muchas disputas que llevan años, pero si tienes tiempo deberías ir hasta allí.

Casa do Raio

Traducida como La casa del Rayo te va a atraer porque casi toda su fachada está decorada con los azulejos azules típicos de la región.

Además los ventanales tienen un diseño que parecen sacados de un cuento que te van a enamorar.

Dos cosas buenas que tiene es que se encuentra en pleno centro, a tan solo cinco minutos caminando desde la Plaza de la República. Lo otro bueno es que puedes entrar a verlo porque allí se encuentra el  Centro Interpretativo das Memórias da Misericórdia y un museo pequeño.

Qué hacer en Braga, tres opciones diferentes

Si eres de las personas a las que le gusta hacer cosas además de solo visitar sitios, te recomiendo que no te quedes quieto o quieta porque puedes hacer varias cosas en Braga.

Qué ver en Braga

Barrios con un aire diferente

Aquí te daré tan solo tres opciones para que te hagas una idea de cómo es el lugar.

Tomarte un café en A Brasileira

Entras en el café A Brasileira y parece que entras en la escena de una película de los años veinte. la decoración mezcla madera con elementos dorados y asientos tapizados de color rojo. Las puertas y ventanales amplios dejan entrar un aire fresco para que puedas beber el café, tal vez el más rico que pruebes en tu vida.

Te lo recomiendo 100% porque además el precio es mucho más que aceptable.

Comprar productos de algodón

Portugal es famoso por muchas cosas, entre ellas la calidad de sus manteles y sábanas de algodón.

Pero si viajas a ciudades como Oporto o Lisboa no es fácil dar con comercios típicos, lejos de las cadenas. Sin embargo ese tipo de negocio son muy fáciles de encontrar en Braga.

Te recomiendo que camines un poco, entres, hables y mires las telas de algodón porque ya sea que compres toallas, sábanas, manteles o cualquier otra cosa, puede ser un souvenir muy interesante.

Salir de la zona céntrica y caminar por los barrios

Braga es la tercera ciudad de Portugal en lo que a tamaño se refiere. Esto le da un carácter que solo tienen las grandes ciudades y que hace que tenga mucho más sitios que recorrer.

Por eso mi propuesta es que después de ver el casco antiguo y visitar las zonas típicas camines un poco y pongas rumbo a los barrios. No hace falta que te vayas muy lejos porque el encanto local lo encontrarás a muy poco pasos y te sentirás como un habitante más del lugar.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *