El truco para visitar el Coliseo Romano sin hacer colas

Visitar el Coliseo Romano

Visita el Coliseo Romano sin esperar

Roma es considerada una de las ciudades más románticas del mundo. Es por ello, que si vas a viajar a Roma debes visitar el Coliseo, una de las estructuras clásicas y emblemáticas de la era romana que data de hace más de 2000 años.

Todo un icono que ningún viajero se puede perder.

 

Cómo entrar en el Coliseo Romano sin hacer colas

Normalmente, y sobre todo en temporada alta se hace una cola bastante larga para visitar el Coliseo Romano.

Existen algunas opciones como los Combi-Deal, que te permitirán saltarte las colas, y a la vez tener acceso a otras atracciones como el Palatino y el Foro Romano. En el monte Palatino verás impresionantes ruinas de palacios y un increíble museo. Mientras que el Foro Romano fueron un conjunto de lugares públicos donde se debatían aspectos políticos y sociales de la población.

Esta entrada combinada está disponible por unos 20 euros y constituye una de las mejores formas de cómo entrar en el Coliseo Romano sin esperar tanto tiempo y así evitar las colas.

Otra forma de visitar el Coliseo Romano sin problemas, es comprando la tarjeta Roma Pass. Esta tarjeta turística y exclusiva para visitar Roma, te da la oportunidad de entrar a los principales atractivos con descuentos especiales durante 2 o 3 días, e incluye también los servicios de transporte público.

Si usas la tarjeta Roma Pass puedes entrar sin hacer cola y tener transporte gratis al mismo tiempo

Si compras la tarjeta, tendrás acceso privilegiado al Coliseo Romano, pues hay una fila especial para quienes la tienen, que resulta siempre mucho más corta que la de los turistas en general.

Por un precio que oscila entre los 30 a 40 euros (dependiendo si es de 2 o 3 días), disfrutarás relajadamente de Roma, sus monumentos, museos, autobuses, metros y tranvías de Roma.

Puedes comprarla en los puestos de información turística ubicados por los principales sitios de la ciudad o en esta web.

 

 

Visitar el Coliseo Romano de noche

Si te agrada más el paseo nocturno y quieres tener un momento más romántico con tu pareja ¡enhorabuena! Es tu oportunidad.

Podéis hacer un tour de noche por el Vaticano, el Coliseo Romano y otros sitios más en un bellísimo coche vintage con un guía en español y en grupo reducido de máximo 2 o 3 personas. Así que si vais en pareja ¡este es el tour perfecto para vosotros!

Por algo más de 100 euros, disfrutaréis de este maravilloso recorrido íntimo que tiene una duración de 2 horas aproximadamente.

Otro tour muy completo ofrece solo visita al Coliseo. Allí, el Coliseo Romano os iluminará de noche y podréis deleitaros con una vista totalmente diferente. Estos recorridos nocturnos están llenos de misterio pues podréis acceder a la Arena del Tercer Anillo y los Subterráneos, dentro de una atmósfera en penumbras.

Además, el guía totalmente en español y altamente cualificado os explicará cada detalle, características y datos curiosos de esta hermosa estructura en una visita única nocturna. Sin embargo, al no estar en conjunto con otros sitios de interés sino solo el Coliseo, no aplica para saltarse la cola de entrada.

En definitiva la mejor forma que tenéis de visitar el Coliseo Romano entrando sin cola, es adquiriendo bien sea la Roma Pass o adquiriendo un tour privado que incluya no solo al Coliseo sino el Foro Romano y el Museo Palatino.

 

 

Un poco de historia

Corría el año 72 D.C, cuando el régimen Vespasiano ordenó su construcción. Debido al éxito del gobierno, se construyó notablemente rápido en un valle donde antes había un lago, por lo que tenía que ser cuidadosamente planeado y diseñado.

El nombre del arquitecto se desconoce, pero el proceso de diseño habría involucrado planos de planta dibujados a escala, modelos tridimensionales y dibujos en perspectiva.

Junto al Vaticano, es uno de los sitios turísticos más visitados del mundo

Este edificio de gran escala y complejidad, se elaboró a nivel de planos antes de que comenzará a construirse. De hecho, se creó de acuerdo a un conjunto de principios arquitectónicos, desarrolladas en la construcción de otros anfiteatros.

Incluso el exterior estaba decorado en la parte superior con brillantes escudos de bronce dorado, y los arcos estaban llenos de estatuas pintadas de emperadores y dioses. Las dos grandes entradas, una a cada extremo del eje menor, fueron utilizadas por el emperador, así como por presentadores oficiales de espectáculos y sin duda por otros grandes.

Las entradas estaban marcadas por pórticos gigantes, cada uno coronado por un carro de caballos dorado. El emperador también tenía una entrada privada.

 

La jerarquía reflejada en los asientos

Cuando entres al Coliseo Romano, notarás una peculiar distribución de los asientos. Los eruditos modernos afirman que los asientos reflejaron las jerarquías sociales de la sociedad romana.

Las cinco secciones del auditorio, de abajo hacia arriba, habrían contenido sólo unos 50.000 hombres predominantemente adultos de una población masculina adulta en la ciudad de Roma de cerca de 300.000.

La población de clase baja de Roma estaba seriamente y sistemáticamente sub-representada. Y las dos secciones más bajas (es decir, las más prestigiosas) del auditorio acomodaron, respectivamente, más de 2.000 y casi 12.000 espectadores, cifras que no coinciden con grupos sociales conocidos, como senadores (600) o caballeros (quizás 5.000).

Al visitar el Coliseo notarás que las filas superiores tenían sombra, mientras que los nobles sudaban bajo el sol; Pero los que estaban en la parte superior, que habría incluido a las mujeres y a los pobres, estaban a 100 metros del centro de la arena.

 

Un espectáculo exótico

Actualmente, el Coliseo Romano conserva lo que en su momento fue testigo de espectáculos con animales, ejecuciones de prisioneros y batallas increíbles de gladiadores. Luego en el siglo VI, esta estructura sufrió saqueos, bombardeos y terremotos, incluso sobrevivió a la II Guerra Mundial.

Junto al Vaticano, es uno de los sitios turísticos más visitados del mundo y forma parte de las 7 Maravillas del Mundo y está abierto todos los días a partir de las 8.30 hasta 1 hora antes del anochecer, es decir que debéis estar atentos a la época del año que os irás:

  • Cierra a las 19:15 entre marzo y agosto
  • Cierra a las 19 en punto en septiembre
  • En octubre cierra a las 18:30
  • De noviembre a febrero a las 16:30
1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *