Todo lo que debes saber para visitar el Parlamento de Budapest

Si estáis de visita en Hungría, seguramente habéis decidido pasar unos días en su capital. Es entonces, que debéis hacer una parada obligada para visitar el Parlamento de Budapest, uno de los edificios más concurridos y famosos de la ciudad.

Ubicado en el centro de Pest y a orillas del Danubio, este edificio representa el corazón de la ciudad por ser, luego de Rumania y Argentina, el tercer parlamento más grande del mundo. En húngaro se escribe Országház, y traduce en español como ‘la casa del país’, una referencia más que acertada.

Los inicios del parlamento de Budapest

El Parlamento de Budapest fue construido entre los años 1884-1902.  Para ese entonces, dejó encantado a todos los habitantes de Budapest debido a las dimensiones de la estructura, y fue considerada la obra arquitectónica más grande de esa época.
Parliament, Budapest

La longitud total es de 268 metros, y en cuanto al ancho 118 metros. En su interior alberga 691 habitaciones, y fue símbolo de la abundancia y poderío económico de Hungría durante ese periodo.

Corría el año de 1867 cuando el imperio húngaro decidió crear una monarquía. Fue entonces, cuando en 1873 se funda la ciudad de Budapest y establecieron hacer un nuevo parlamento.

 

 

Para la construcción se llamó a concurso que agrupara a los mejores arquitectos del mundo, por decisión del emperador Francisco José I. El ganador Imre Steindl, se alzó con el primer premio por su propuesta neogótica, inspirada en el actual parlamento de Londres.

Su intención fue dejar un monumento para posteridad. Una estructura que tuviera concepción del arte medieval y que representara a todos los ciudadanos de Hungría, una especie de símbolo nacional.

Budapest. Hungarian Parliament

Dentro de sus paredes se encuentran las oficinas del Primer Ministro y en la parte sur las del Presidente de la República, todas ubicadas en la zona de la antigua Cámara Alta.

Junto a la catedral de San Esteban (de 96 metros) el Parlamento de Budapest es el edifico más alto de la ciudad.

Como dato curioso, debéis saber que el arquitecto y diseñador de esta obra nunca pudo ver concretado su sueño, pues quedó ciego de durante el periodo en que se estaba construyendo.

Datos
  • Es el tercer parlamento más grande del mundo
  • Cuenta con 691 habitaciones
  • Es el edificio más alto de Budapest
  • Su arquitecto y diseñador quedó ciego y no pudo ver la obra terminada
  • En conjunto sus escaleras tienen 20 kilómetros de largo
  • En su cúpula, a 69 metros de altura, se guardan las joyas más importantes del país

Diseño interior y exterior

El coste de esta obra es desconocido, pero para la época fue lo más exagerado y ambicioso. Sus escaleras abarcan 20 kilómetros, y uno de sus puntos más llamativos es la cúpula.

Con una altura de 69 metros, la cúpula alberga los adornos y joyas más finos del imperio Húngaro, dentro de una vitrina de cristal donde reposa la corona de Hungría junto al orbe, el cetro y la espada con un estilo renacentista.

Budapest, St. Stephens dome

La cruz sobre la corona está doblada, y ha sido así por mucho tiempo debido a un accidente ocurrido y no se pudo modificar debido a lo delicado de la corona, cuyo peso es de 2 kilos, algo casi imposible de llevar para cualquier rey, quienes en la antigüedad debían usar un soporte para cargar con ella.

Por su ubicación a orillas del río Danubio, debió ser reforzado en sus cimientos con más de dos metros de suelo para asegurar una perfecta estabilidad. La cara principal da hacia el río, pero la entrada principal está en el lado contrario.

Si queréis visitar el Parlamento de Budapest en la parte externa encontrareis una fachada llena de estatuas de gobernantes húngaros. De igual forma, apreciaréis a algunos líderes de Transilvania y personajes famosos de la milicia del país.

Una forma muy recomendable de visitar el parlamento de Budapest es realizar este tour. Una visita imperdible.

Cuando recorráis los pasillos y la mayoría de las salas, notareis el estilo bizarro y las influencias renacentistas. Principalmente, las escaleras que llevan a la sala principal tienen una mezcla de influencias culturales, que dejan entrever todas las tendencias que han formado parte de la historia del país.

En cuanto a los materiales, fueron usados mármol, granito y oro, los mejores de la época, la mayoría de ellos provenientes de los artesanos locales y comerciantes de la ciudad. El resultado fue una obra de arte llena de magia y elegancia, con un acabado y detalles perfectos que es catalogada el emblema de la ciudad.

¿Cómo hacer para visitar el Parlamento de Budapest?

Al igual que con otros puntos turísticos existen varias opciones para visitar el Parlamento. Tenéis, en primer lugar, la opción de entrar de forma gratuita en un tour si sois ciudadanos europeos, con solo presentar el pasaporte. Tened en cuenta que esta modalidad, es difícil de conseguir pero no imposible ya que la demanda es alta (ya sabéis, es gratis) y los cupos limitados.

Parliament at Sunset, Budapest

Para acceder al interior y ver el Parlamento de Budapest, tenéis los tours privados, con precios accesibles que rondan los 25 euros. Por lo general, el recorrido dura 1 hora y está disponible durante todo el año en varios idiomas: español, alemán, inglés, francés e italiano.

Para hacer fotografías de la fachada principal, lo recomendable es que lo hagáis desde el el otro lado del río donde la panorámica es genial y sacareis las mejores vistas.

Si hacéis un crucero por el río Danubio, tratad de reservarlo en horas de la noche. Podréis apreciar una verdadera belleza, una obra de arte llena de luces, pues todo el parlamento se ilumina. Este paseo en barco por el Danubio con cena y música es una de las mejores opciones.

Otra opción, es si os entráis directamente en la página oficial del Parlamento, donde podéis mirar horarios, precios, próximas fechas, eventos y reservar sin problema pues hay tours todas las semanas.

Parliament windows. Budapest. Ventanas del parlamento

Si habéis decidido ir por vuestra cuenta, una vez que compréis las entradas podéis embarcaos en esa fantástica aventura, que empezará desde que subáis al metro (línea M2), el tranvía (línea 2) o el autobús (líneas 15, 70, 78 y 115).

Definitivamente, una parada obligatoria que todos debéis hacer si vais a Hungría, pues esta bellísima obra de la arquitectura renacentista es un icono de la ciudad y representa el sentir de todo un pueblo que vio nacer a través de ella su época dorada.

No olvidéis que si lleváis tu Budapest Card podéis disfrutar de los mejores descuentos en transporte público y visitas a museos y sitios históricos del país. Y, pues no cae nada mal salvar unos euros para seguir visitando los mejores sitios de Budapest.

Parliament

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *