Cómo subir y ver la ciudadela de Budapest

Para vosotros amantes de los viajes, al ver la ciudadela de Budapest tenéis diversas vías para ascender caminando, como la subida que comienza en el puente Elizabeth y en la plaza Szent Gellèrt.

Por todo el camino encontrareis bancas para descansar y observar el paisaje. También os toparéis con varias estatuas.

Ver la ciudadela de Budapest

El lugar tiene esculturas con mucho simbolismo

Para evitar perdernos y para tener la mejor información de los locales hay unos guías que te lo explican todo durante un recorrido IMPERDIBLE!. Tal vez el mejor recorrido que puedas hacer en esta visita es con estos guías.

GRATIS. Sabías que en Budapest hay un tour GRATIS y en ESPAÑOL?. No tienes que pagar nada pero tienes que reservarlo antes. La reserva se hace en esta web.

Os recomiendo llevar una botellita de agua ya que en el camino de ascenso y en la ciudadela no podréis visualizar ninguna fuente, la única opción para comprar es en los cafés que podéis encontrar en la parte de atrás de la ciudadela.

También podréis llegar usando diferentes tipos de transporte, como el autobús en la parada Bùsulo Juhàsz (línea 27), desde la plaza Mòricz Zsigmond y el tranvía en el Hotel Gellért, cuyo horario de visita  para vosotros los turistas es desde las 9:00 horas hasta la 19:00 horas (9:00 am a 7:00 pm).

Este monumento localizado en el sector más alto de la ciudad, a menudo es comparado con una galería de piedra de grandes dimensiones, pues os ofrece una vista espectacular de Budapest y los tejados rojos del palacio real.

También disfrutaréis con la vista del río Danubio y la isla de Margarita desplegada a su paso.

 

La historia de la ciudadela

Fue construida por Julius Jacob von Haynau, después de la derrota de la revolución húngara y diseñada por Emanuel Zita (militar), Ferenc Kasselik y Matyas Zitterbath.

Esta enorme fortaleza militar de piedra blanca, podéis ubicarla sin problema en el Monte Szent Gellèrt, rodeada de un bosque natural hermoso, especialmente en la época de otoño donde podéis respirar tranquilidad.

 Hay unos guías que te explican todo durante dos horas y que es muy, muy recomendable 

Su nombre se debe a la muerte de San Gerardo, obispo cristiano que fue asesinado por un grupo de paganos en 1046, cuyos restos fueron colocados dentro de un barril y luego arrojados cuesta abajo hasta que cayó al rio.

El Monte Szent Gellèrt fue llamado por los otomanos colina Gurz Elyas Bayiri en reconocimiento a un integrante de la orden, cuyo sepulcro se alojó en esta,  a modo de sitio de peregrinaje en el siglo XVII.

Ver la ciudadela de Budapest

Las marcas de la guerra se pueden ver en sus rincones

Esta colina ha sido uno de los espacios favoritos para visitar por los habitantes de Budapest, ya que es genial si queréis dar un paseo por la naturaleza sin alejaros mucho de la gran ciudad.

 

Ver la ciudadela de Budapest

¿Os gustaría ver la ciudadela de Budapest?, pues primero debes conoceréis su historia.

Esta ciudadela la construyeron los austriacos en el año 1851, después de la revolución húngara  para demostrar su dominio sobre estos y como punto estratégico para el control de la ciudad de Buda y Pest.

Fue equipada con 60 cañones y un muro a su alrededor de 220 metros de largo, 60 mts de ancho y 4 mts de altura,  y fue usada como escudo para el combate, pero nunca se empleó para su propósito original que era contener nuevas revueltas, ya que los húngaros buscaron recursos más pacíficos para su independencia.

Los soviéticos ocuparon Hungría durante  la segunda guerra mundial y en conmemoración a la desocupación de la capital y por ende de la ciudadela,  se colocó en 1947 en medio de una plaza inmensa, el monumento a la liberación, la cual es una estatua de bronce personificada por una mujer alzando una hoja de palma sobre un pedestal de 26 mts, que podéis apreciar ver desde cualquier sitio de la ciudad.

Alrededor de la base se ubican dos estatuas más pequeñas que simbolizan el progreso y la lucha contra el mal, aunque originalmente se habían instalado dos más que fueron retiradas. El establecimiento de esta obra fue decretada por la Asamblea Nacional de Hungría en septiembre de 1945.

Además de ser rico en historia el lugar ofrece unas vistas imperdible de la ciudad 

En el siglo XVIII las faldas del Monte Szent Gellèrt fueron sembradas con 128 hectáreas de viñedos y solamente 7,62 has de pasto, estableciendo en el pie de la colina un centro de producción de vino.

Esta fortaleza posee 3 plantas, con varios salones con estatuas de cera de 1944 dedicado esto a los sucesos bélicos ocurridos durante ese año que os hacen devolver al pasado. Asimismo, podéis también encontrar  una gran colección de representaciones de la guerra.

Cuando la gran guerra finalizó entre austriacos y húngaros, estos últimos quisieron destruir la fortaleza, pero en 1960 fue declarado sitio turístico.

Al concluir la Segunda Guerra Mundial la Ciudadela fue retomada por los ejércitos anglo-americanos y fue convertida en un fortín antiaéreo.

Ver la ciudadela de Budapest

Las vistas desde las alturas son espectaculares

A lo largo de su historia ha sido utilizada como prisión, refugio de indigentes y  hoy por hoy, al ver la ciudadela de Budapest descubriréis un punto de atracción turística, ya que en ella encontrareis un mirador donde se alquilan telescopios, un hotel, restaurante, dos cafés, baños muy limpios para su uso (precio: 230 florines), mercadillos, numerosas tiendas de antigüedades, bebidas y recuerdos alrededor del muro, discotecas y salas de exposición de arte.

El restaurante Citadella brinda platos tradicionales de la cocina húngara  e internacionales. Posee 8 salones con capacidades que oscilan desde 15 hasta 250 personas. Disfrutareis grupos artísticos folklóricos en vivo en las noches, y el establecimiento os ofrece descuentos para grupos familiares y turísticos.

El sitio es ideal para banquetes, bodas y reuniones. En el espacio de la terraza están los platos a la parrilla, cerveza bien fría y presentación de música en vivo; en tanto que en la cafetería  diversidad degustaremos especialidades de café, helados y cócteles.

En este mismo contexto se encuentra el Patio de la Monarquía, el cual se recuperó a su estado original y en él se hace exposiciones de artesanía (mantelería, muñecas, incienso, huevos de pascua, etc.) y distintos eventos cada día. El Panóptico 1944 alberga documentos y obras de la época.

Ver la ciudadela de Budapest

Merece la pena la vsita

Para ver la ciudadela de Budapest no olvidéis pasar varios museos como: la Exposición Fotográfica Budapest (Años: 1850-1945), el Parque Saint Gellèrt, el Museo de Historia de Budapest, el parque conmemorativo de San Gerardo, la Exposición de Historia Militar, la instalación Pasado y Presente del Monte Gellért.

Además cada día renuevan las obras de teatro con actores vestidos al estilo de finales del siglo XIX.

El monte Gellért fue declarado por la UNESCO en el año 1987 Patrimonio de la Humanidad.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *