¿Qué ver en Atenas? La ruta alternativa

Después de pasar cinco días en Atenas estoy convencido que la ciudad no es solamente un lugar donde hay edificios en ruinas de hace 2.500 años y por eso creo que hay que perderse por la ciudad, recorrer rincones poco turísticos, mezclarse con los locales y probar su comida para salir de allí con una imagen que no todos los viajeros disfrutan. Si quieres saber qué ver en Atenas siguiendo la ruta tradicional no te pierdas esta entrada.

A Miri y a mi nos gusta caminar mucho lo cual aprovechamos para meternos por calles que no sabíamos que existían… Así, ciudad tras ciudad, vamos encontrando lugares que nos encantan, a veces no son famosos y a veces vale la pena ir pese  que pueda estar lleno de viajeros.

Callecitas que suben. Aunque fue muy agotador una de las cosas que más nos gustó fue subir calles pequeñitas y cada tanto mirar hacia atrás para ver cómo parte de la ciudad quedaba abajo y el atardecer se posaba a lo lejos. Además de ver las mejores puestas de sol he podido caminar por típicos barrios atenienses, naturales, normales sin más detalles que la vida diaria de las personas locales.

que-ver-atenas-3

 

El puerto. El puerto en sí no es bonito. Es más, es tan industrial y práctico que es feo. Está lleno de barcos grandes, ferrys que salen o vienen de las islas y muchas personas corriendo arrastrando maletas de un lado a otro.Pero lo que sí tiene de interesante el puerto son sus alrededores donde el alma mucho más obrera florece en cada tienda, en cada acera, en cada casa. Muy cerca del puerto hay tiendas de inmigrantes sirios, libaneses, rumanos, entre otros, que venden sus productos y donde en muchos casos aun se utiliza el viejo método del regateo para establecer el precio.

que-ver-atenas-2

Los mejores atardeceres de Atenas. Al visitar la Acrópolis veremos una colina muy alta a lo lejos, se trata de la colina Licabeto o “Colina de los Lobos” (en referencia a la cantidad de lobos que vivían antes allí) y es desde donde, creo yo, se ven los mejores atardeceres de la ciudad. Para llegar a la cima de esta colina de 278 metros se puede ir por un caminito serpenteante o meternos en el funicular con el cual en cinco minutos estaremos frente a la pequeña capilla ortodoxa de San Jorge y desde allí veremos cómo cae el sol entre las montañas regalándonos una postal que no olvidaremos jamás.

que-ver-atenas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

1 Comentario

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *