No vayas a Bratislava

Qué hacer en Bratislava

Muy lejos de todo

“En Bratislava no hay nada. No pierdas tu tiempo yendo allí”, me dijeron para tratar de convencerme de que la capital de Eslovaquia no tenía los grandes atractivos de otras ciudades europeas. No era la primera vez que oía la misma opinión lo cual no hacía más que empujarme a que me metiera en un tren y pusiera rumbo a la ciudad desanconsejada. Viajar a Bratislava se me puso entre ceja y ceja.

Mientras los edificios en Viena brillaban y la mañana amenazaba con un calor intenso típico del fin de verano yo, desobedeciendo toda recomendación, me puse la mochila a la espalda, me metí en un tren y en menos de una hora recorrí los 60 kilómetros que separan Viena de Bratislava. Cuando salí del tren me di cuenta por qué me dijeron que no fuese.

En la estación te cobraban por ir al baño, aunque te daban un trocito de papel, los edificios parecían nuevos pero sin lujos, las esculturas no simulaban un oro brilloso ni las avenidas se mostraban anchas llenas de plantas y carruajes paseando turistas. En ese momento la frase “no vayas a Bratislava” me volvió a la cabeza.

Que ver en Bratislava

Paseando con hombres medievales

No vayas a Bratislava si…

  • Si lo que buscas es una capital llena de riquezas y lujos
  • Si solo quieres ver sitios turísticos que quedan bien en una postal
  • Si lo que quieres es ver atardeceres despampanantes para compartir tu foto con todo el mundo.
  • Si no estás dispuesto a meterte en un sitio sin saber lo que encontrarás
  • Si eres contrario a la idea de visitar un lugar por su gente más que por su arquitectura o su historia
  • Si no estás a favor de vivir una experiencia diferente, poco turística tradicionalmente hablando.
  • Si no tienes predisposición a ver lugares que aún están tratando de crecer.
Qué ver en Bratislava

Un personaje muy famoso

La recomendación de no viajar a Bratislava venía de varias personas que habían pasado por sus calles y reconocían que no había mucho por hacer allí y en eso le doy la razón. Visitar Bratislava fue como dar un paseo por un barrio grande donde el entretenimiento de los turistas es entrar en tiendas de recuerdos turísticos repartidos alrededor de su calle principal.

Viajar desde Viena a Bratislava me costó 16 euros y no me arrepiento. He visto un sitio que me recordó que lo atractivo de un lugar, como de una persona, no está en la imagen sino en la diferencia, en la esencia y en el espíritu que transmite.

La belleza de las ciudades, como la de las personas, adopta formas extrañas y no todos pueden verla. Aquellos viajeros que no miran sólo lo típico podrán encontrarse con cosas que adquieren un espíritu diferente en esta ciudad. Hay atractivos y bellezas que sólo se viven allí.

Qué hacer en bratislava

La gente, paciente, habla tranquila en la entrada del baño

Pero también hay motivos para ir…

  • Bratislava tiene cafés y restaurantes preciosos donde se come muy bien.
  • El Danubio parte la ciudad en dos y de noche nos puede abrazar con una mirada romántica.
  • El castillo se ve imponente desde el puente.
  • En medio de la calle te puedes encontrar un pintor que te explique por qué le gusta la ciudad.
  • Los habitantes de la ciudad tienen mucho respeto y cariño por los visitantes.
  • Perderte en sus barrios es entrar en una Europa profunda que no vemos siempre.

Viajar a Bratislava reforzó en mi la idea de que nos colgamos una mochila al hombro y recorremos kilómetros no solo para ver esculturas resplandecientes sino para ver una cultura diferente, para mezclarnos con locales, para estar en el sitio al que nos empujó la curiosidad y, sobre todo, para vivir.

Qué ver en Bratislava

El castillo imponente

Viajar a Bratislava

cara que se te queda por ir donde no te recomiendan

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

2 Comentarios.

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *