Diez visitas que no te puedes perder en Brujas

Ubicada en la región de Flandes, Brujas es una de las ciudades más visitadas de Bélgica y a la vez es una ciudad tan pequeña que con un fin de semana puede visitarse sin problemas y es más que probable que no se pierda ningún detalle importante así que aquí va una lista de esos sitios que no nos podemos perder.

Bicicleta en Brujas

Una imagen típica que encontraremos en un paseo por Brujas

Markt. Seguro que todo viajero la verá ya que se trata de la Plaza Mayor de Brujas donde se concentran muchos de los atractivos de la ciudad como carruajes, bicicletas de alquiler y puestos de comida callejera. Conviene visitarlo los sábados cuando se instala el mercado o bien hacerlo de noche para aprovechar la iluminación del lugar.

Plaza Burg. Sí, señores, como con una no alcanzaba, Brujas tiene dos plazas mayores y tal vez esta que es la segunda es tan importante como la primera por albergar los preciosos edificios del Ayuntamiento y el Brugse Vrije, donde se encontraban los juzgados.

Basílica de la Santa Sangre. Es una “doble capilla superpuesta”; en la parte inferior se encuentra la iglesia románica de San Basilio, de 1143, y arriba la basílica. Pero lo que hace realmente atractiva es que aquí se conserva una reliquia de la Santa Sangre la cual se muestra al público todos los viernes o del 3 al 17 de mayo.

Belfort. Mide 83 metros de alto, desde su cima se tienen las mejores vistas de la ciudad y está junto a Markt. Para subir hay que pagar unos 8 euros y estar dispuestos a andar 365 escalones, pero vale la pena ser uno de los 70 visitantes que se permiten a la vez así que esta es otra visita que no se debe dejar de pasar.

La puerta de entrada.  La historia cuenta que uno de los habitantes de la ciudad dejó intencionadamente abierta la puerta para que entre el enemigo e invada la ciudad; los habitantes encontraron al traidor y colgaron su cabeza en el lugar de la entrada para que a nadie más se le ocurra hacerlo; una réplica de la cabeza sigue allí sonriente para que todos la veamos.

Molinos. Al este de la ciudad se encuentra la zona de Kruisvest donde se ven, inmensos y rodeados de pequeñas colinas verdes, cuatro preciosos y antiguos molinos.

Minnewater. Conocido como el Lago del Amor y ubicado al sur de la ciudad es un verdadero sitio de paz para huir del bullicio del turismo del centro de la ciudad.

Chocolate. “Choc! Around the Clock” es un recorrido de dos horas para no perderse cómo se fabrica el chocolate, por qué esta ciudad es una de las más importantes en la producción de este dulce, visitar el museo y terminar en la “calle del chocolate” donde se pueden llevar apetitosos recuerdos.

Onze-Lieve Vrouwekerk. La Iglesia de Nuestra Señora es la más famosa de la ciudad, su torre (a la que no se puede subir) tiene 122 metros de alto aunque podremos entrar y ver la estatua “Virgen con el niño” de Miguel Angel.

Groeningemuseum. Para quien disfrute de los museos aquí se podrán ver importantes obras de los artistas flamencos más reconocidos como Jan van Eyck, Gerard David o Hugo van der Goes.

Molinos en Brujas

Molinos, otro atractivo de Brujas

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

7 Comentarios.

  1. ¡Muchas gracias por los consejos! La verdad es que Brujas o la Venecia del Norte como se suele llamar, es una ciudad digna de visitar; además el casco histórico de la ciudad fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en el año 2000. ¡Merece la pena visitarla!

    1. Coincido contigo. A mi me encantan esas ciudades donde los tamaños son tan pequeños (sin meterte en los barrios, obvio) porque puedes caminar y ver todo mucho más relajado

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *