Casas de familia transformadas en hostales en Brujas

Brujas es una ciudad cariñosa, de esas que son tan acogedoras que piensas: aquí debería vivir cuando sea abuelo. Esa imagen las ves no sólo en la amabilidad de su gente, en la tranquilidad de calles con pocos vehículos o en sus apacibles canales, sino incluso en la variedad de sus alojamientos que te brindan la posibilidad, incluso, de dormir en casas de familia que las transformaron para convertirlas en muy cuidados hostales.

En nuestro caso la amabilidad de abuelos nos lo dio Jacqueline, una mujer entrada en años que trabajaba como docente y que a la vez tenía una casa que transformó en el Bed and Breakfast Ad Libitum

Brujas

La calidez de la ciudad se respira en todas partes.

el cual sólo cuenta con 3 habitaciones, muy buenos desayunos y una ducha tan calentita que no dan ganas de salir de allí. El B&B es tan pequeño que tuvimos que llamar a Jacqueline para que venga a atendernos, la mujer apareció en bicileta y con una sonrisa de oreja a oreja nos enseñó su higar-hospedaje.

El caso de Ad Libitum es uno de los tantos hostales que existe en esta ciudad donde reina el chocolate y la buena cerveza. Te ofrecen una cama grande, mantas suficientes para soportar el frío y un gran desayuno que consiste en panecillos dulces, muchas mermeladas, fiambres, quesos, panes y, lo mejor de todo, con cada café que te servía te daba una chocolatina. Caminando por las callejuelas de la ciudad te encuentras casas similares con precios no muy económicos si lo comparamos con España pero sí mucho más barato que los hoteles de Bélgica.

El libro de visitas

Libro de visitas en Ad Libitum

Está claro que para alojarse en Brujas existen muchas posibilidades, pero si alguien le habla de una casa-hostal no dejéis pasar la oportunidad de alojaros unos días y sentir cómo sería ser un habitante de una de las ciudades más amables que se pueden conocer.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

5 Comentarios.

  1. Brujas es una ciudad a la que le tengo muchas ganas. Cuando estuve en Bruselas no tuve tiempo de acercarme… Así que me apunto tu recomendación de casa-hostal para cuando vaya la próxima vez.
    Saludos

    1. Hola Alfonso
      Es un lugar precioso y en invierno debe ser bonito con todo nevado, aunque, sin duda, como bien dices, la mejor época es primavera, lo disfrutas más y podrás pasear sin muchos problemas

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *