Brujas, la ciudad de los chef

Comer en Brujas es caro. Si vamos con poco presupuesto lo mejor es pasar por un supermercado para hacernos un buen bocata; pero lo bueno que tiene el pagar un buen precio por el plato de comida es que Brujas es uno de los sitios que tiene los mejores cocineros de toda Europa.

Chez Olivier

Chez Olivier, uno de los más reputados restaurantes de Brujas

Muchos los restaurantes de más calidad pertenecen a reputados chef (varios de ellos con estrellas Michelin) y que se hicieron un nombre y una reputada prescencia nacional llegando a ser tan importantes que se presentan como un sello de calidad donde se apoyan los críticos grastronómicos para que tanto los belgas como los viajeros internacionales recorran el país dependiendo de la comida.

En Brujas no hay población joven estudiantil y eso hace que la oferta de menús baratos desaparezca; tampoco hay cadenas de comida rápida y a la vez a sus pobladores les gusta comer fuera, lo cual hace que si bien el plato puede ser caro, la calidad es destacable y la variedad amplia.

¿Qué hay que comer en Brujas? No hay que dejar pasar por alto la presencia de la cerveza y cómo no sólo hay más de 500 tipos diferentes, sino que la aprovechan para cocinar. Uno de los más típicos es el Vlaamse stoofkarbonaden, una carne vacuna cocinada durante muchas horas en salsa de cerveza. También es una buena opción el Waterzooï, un estofado hecho con pescado o pollo y patatas, zanahorias y cebolla junto a una salsa fina y cremosa.

Dependiendo del presupuesto se pueden visitar verdaderos lujos como sitios un poco más humildes y sin grandes pretensiones. Aquí va una pequeña lista:

Chez Olivier. Tiene nada más que diez mesas, todo decorado de blanco y con vistas a los canales en este sitio hay que ir con mucho dinero en el bolsillo.

Breydel – De Coninck. No es de los más lujosos pero es encantador. En este negocio familiar hay que ir a probar sus productos de mar como mejillones, anguila o langosta.

Duc de Burgogne. El sitio está preparado para que se cene como un integrante de la familia real. Caro, pero con una calidad estupenda, principalmente en su langosta.

De Bron. Ubicado al sur de la ciudad y un poco menos conocido que el resto es una buena alternativa para quienes se cuidan ya que ofrece un muy variado menú vegetariano.

Couvert. Es un restaurante de barrio, tiene una carta no muy variada, pero su ubicación y su tamaño lo hacen imprescindible para un encuentro romántico. Hay que aceptar las sugerencias del chef y comer el plato de temporada siempre.

Datos:

Precio: De los 30 a los 100 euros por persona, aproximadamente.

Reserva: La demanda por comer fuera es alta así que es mucho mejor reservar con tiempo.

Cerveza: La comida hecha con cerveza es un plato típico y que hay que probar sí o sí.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

7 Comentarios.

  1. Hola Arol, quería puntualizar que eso de que no hay restaurantes de comida rápida en Brujas es incierto. Hay un Quick en la mismísima Grand Place además de otro par de restaurantes de fast food, más que suficientes para la población de la ciudad:
    http://www.cityplug.be/en/West-Flanders-Seaside/urban-agglomerations-districts/Brugge/YNYN4D6L.html?FilterCategoryUUID=IURK6F4D&FilterRating=0
    Además de varios take away:
    http://www.cityplug.be/en/West-Flanders-Seaside/urban-agglomerations-districts/Brugge/YNYN4D6L.html?FilterCategoryUUID=QAO8LQXC&FilterRating=0
    El que sea una ciudad de cuento y no nos de la impresión de que hay este tipo de establecimientos no quiere decir que no los haya, son como las meigas.
    Me gusta mucho tu blog y lo sigo a diario! Que no decaiga!

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *