Qué hacer con tus cosas cuando haces un viaje largo

Un viaje personalHace mucho tiempo hice un viaje muy largo; tan largo que duró casi dos años recorriendo Brasil y la verdad es que las pocas pertenencias que tenía me pusieron las cosas mucho más fáciles porque no tuve que encargarme de reorganizar nada de ello. Unos años después, cuando me mudé de Argentina a Chile dejé a mi perrito Chirimbolo con mi hermano. Unos años después cuando dejé Chile para vivir en España dejé libros de Borges, Bioy Casares y Cortázar en casa de mi amiga Rulo. Cuando me vine a vivir a Escocia dejé algunas cosas con familiares. Siempre moviéndome y siempre dejando algunas cosillas por ahí.

Con el tiempo me he dado cuenta que hago viajes-mudanzas. No creo que deje de viajar sino que hace 10 años lo hago de una manera diferente, más tranquilo, con más tiempo y desde luego sin atarme a nada material, lo cual no significa que no dé pena dejar cosas que tienen un valor sentimental o económico.

Si ahora hiciera un viaje dejando mi casa en Escocia tendría que organizar muchas cosas, porque tengo algunas pertenencias que valen más dinero que un simple libro y que quiero volver a encontrarlas cuando termine mi viaje. Hace un tiempo he pensado cómo sería hacer la vuelta al mundo, nada realmente extenso, unos 6 meses a un año no estaría mal y junto con las preguntas de los sitios a visitar me surgieron preguntas sobre qué hacer con mis cosas, así que me puse a investigar un poco sobre qué hacen los viajeros.

Casa. Si alquilas una casa lo que tendrías que hacer es que el inicio de tu viaje coincida con el fin de contrato de alquiler o si tienes una buena relación con el propietario acordar una fecha que convenga a ambos. Pero si la casa es tuya hay dos opciones: dejarlas a una agencia inmobiliaria que lleve todas las gestiones y que pese a que te cobrará una comisión te podrás olvidar de todos los problemas; la segunda opción es que conozcas a alguien de confianza a quien se lo alquiles por un precio menor pero con la seguridad de que cuando vuelvas estará en buenas condiciones.

Cosas. Hay algunas cosas como una simple lámpara, un libro o unos zapatos que puedes dejarlos en casa de tus padres o algún familiar; pero cuando se trata de muebles o pertenencias de gran tamaño lo mejor es recurrir a sitios donde debes pagar para que te cuiden las cosas. Esto no es complicado ya que si no hay trasteros en tu ciudad por pequeña, puedes encontrar trasteros en trasteros en Barcelona Ohmybox, en Madrid, Valencia o las principales capitales donde pagaras pero te cuidarán lo que es tuyo.

Mascotas. Hay dos opciones. La primera y mucho mejor es que un amigo o familiar cuide de tu amigo animal que sabes que lo tratará con mucho cuidado. También hay otras opciones como una empresa que se llama DogBuddy que me recuerda mucho a Airbnb porque pone en contacto a particulares para que hagan negocio. Tu le dejas tu mascota a alguien, te cobra por día, lo cuida bien y cuando vuelves está sano y salvo.

Vehículo. Hay tres opciones que incluyen la venta, el préstamo o el alquiler. Sobre la venta no hay ningún secreto, buscas lo que más te conviene y lo ofreces. También si harás un gran viaje puedes dejar tu coche a algún conocido a cambio de que lo mueva de vez en cuando, lo repare si se le rompe algo menor y lo cuide. Y la tercera opción es recurrir a empresas a quienes dejas tu coche y ellos se encargan de alquilarlo, lo cual es conveniente porque además tendrás dinero para viajar.

Opciones hay muchas y para cada viajero la respuesta será diferente, pero lo que está claro es que hay que buscar recursos no sólo para viajar, sino también para dejar las cosas y poder encontrarlas cuando volvamos.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *