Volver a Buenos Aires

Viajar a Argentina

La primera vez que estuve en Buenos Aires yo tenía unos ocho años y llegué allí después de andar en un bus más de doce horas, el viaje había sido tan largo que agotaría a cualquiera, pero ser un niño implica abrir los ojos muy grande y disfrutar todo con la emoción digna de un aventurero. Cada vez que regreso a la capital Argentina, me vuelvo a entusiasmar, a ilusionar y a querer caminarla de punta a punta.

Los años pasan y con ellos las novedades se dispersan, pero aquellos sitios que nos gustan nos siguen atrayendo para hacer cosas diferentes y vuelven los deseos de hacer un viaje hasta Argentina. A veces, cuando el verano frío de Escocia me recuerda a las mañanas otoñales bonaerenses y me hacen pensar en mi siguiente viaje.

Cuando pienso en Buenos Aires me vienen a la cabeza las imágenes típicas de los porteños yendo a trabajar con prisa, los cafés con antiguas sillas de madera donde los hombres beben un cortado que dura toda la mañana o hasta que hayan solucionado los problemas económicos del país.

La última vez que estuve en Buenos Aires fui con Miri y visitamos los lugares emblemáticos. Paseamos por Caminito viendo a los tangueros; atravesamos la 9 de Julio y sus 16 carriles que la convierten en la avenida más ancha del mundo; comimos empanadas y contemplamos el Obelisco, además de dar un paseo por Plaza de Mayo, ver el Cabildo y la Casa Rosada y, sin dudarlo, desayunar un café con leche con medialunas.

Pero cuando repites ciudad, algo que no hago habitualmente, lo que no hago habitualmente, permite usar la segunda visita como trampolín para un paseo distendido y diferente mirando el lugar como un local. Una segunda visita a una ciudad nos permite pasear sin la necesidad de entrar en cada museo o hacernos la típica foto en los rincones más famosos. Esta forma diferente de viajar permite ver una ciudad con calma y descubrir rincones que, tal vez, nos perderíamos si fuésemos sólo una vez.

Estos días pienso en organizar un viaje a Argentina, una vez más, y en visitar la Patagonia, el Chaco y Buenos Aires, aunque la experiencia y la falta de tiempo me ayuda a decidir que los buses de doce horas no son mis amigos y que algunas empresas aéreas como LAN son una buena opción, mucho mejor que otras que pueden darme una sorpresa poco agradable.

Aunque practicamente todas las aerolíneas pasan por Buenos Aires y aun cuando Argentina es un país tan bonito que hacer viajes en bus es un placer, creo que seguiré optando por volar (preferiblemente LAN u otra compañía pequeña) para tener más tiempo en los lugares que visito.

Llegar a Buenos Aires me permitirá, una vez más, ir a sitios emblemáticos, pero sin preocuparnos al extremo por cada uno de ellos, sino contemplarlos con calma, descansar, pasear y pensar, como cuando era niño, de lo maravillosas que son las capitales.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

4 Comentarios.

  1. honestameente para conocer mi pais a fondo tendrian que visitar pueblos y ciudades de buenos aires como lobos, lujan, navarro y mercedes pueden ofrecer mucho mas que la ciudad de buenos aires, sus cascos historicos se concervan impecables asi como tambien los bares de antaño llamados pulperias, estancias historicas, estaciones de ferocarril, la tradicion gauchesca intacta en fiestas y comidas tradicionales, asi como tambien la cordialidad de su gente, la seguridad y cuidado impecable del patrimonio historico, espero que vuelvan a visitar mi pais y lo conoscan mejor.
    Desde ya muchas gracias y buena suerte.

    1. Hola Leandro

      La verdad es que siempre digo que para conocer un país lo mejor es conocer los pueblos y ciudades pequeñas, es donde se ve a un auténtico país.

      Y digo más, no me quedaría solo con Buenos Aires en el caso de Argentina, sino que iría a sitios que no son tan turísticos. Si vas a Ushuaia ve a Tolhuin, si vas a Mendoza vete al Nihuil, si vas a Misiones no te quedes sólo con las cataratas, sino llega hasta Oberá, San Pedro o Wanda. Y asi podria seguir hasta recorrer todas las provincias (estuve en todas, por suerte) porque es un país que tiene tantos sitios que ver que no se puede parar facilmente ;)

      Un fuerte abrazo y mil gracias por los consejos

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *