Este es el secreto que esconde la Basílica de Budapest

Visitar la Basílica de Budapest

Uno de los sitios más visitados por el viajero

La Basílica de San Esteban de Budapest es  uno de los principales sitios que ver en Budapest. Es atractiva su arquitectura, sus alrededores y toda su historia. Sin embargo, lo que no todos los viajeros conocen es el secreto que esconde este lugar tan visitado.

La basílica es un templo muy importante para las personas religiosas. Se empezó a construir en el año 1851 y se terminó en 1905, es decir que su construcción se extendió por 50 años, debido a la muerte de algunos arquitectos relacionados con la obra y por el desplome de la cúpula en 1868. Ha albergado en su interior a más de 8500 individuos.

Sus paredes de mármol adornadas con mosaicos y pinturas famosas de las II Guerra Mundial, fueron restauradas durante casi todo el siglo XXI. En 1993 fue convertida oficialmente en Basílica por el Papa de la Arquidiócesis en ese entonces.

Visitar la Basílica de Budapest

Su interior no deja indiferente a nadie

Toda la iglesia sufrió un largo proceso de restauración y reconstrucción, pues la cúpula y el techo, al igual que las paredes, sufrieron grandes daños con el correr de los años. Todo esto, debido a los múltiples enfrentamientos que tuvieron lugar cerca de allí, entre ellos la guerra de independencia y la II Guerra Mundial.




 

Una historia que guarda un gran secreto

Haciendo un poco de historia, te puedo decir que lleva su nombre en honor al primer rey de Hungría Esteban I. Pero, al visitar la Basílica de Budapest lo mejor lo encontrarás en su interior, ya que guarda una de las reliquias más preciadas: la mano derecha del mandatario totalmente momificada.

Durante la Segunda Guerra Mundial, se depositaron dentro de esta iglesia documentos y obras de arte debido a lo grueso de sus muros. Este representa uno de los secretos que mejor guarda esta bellísima obra de la arquitectura, y es uno de los sitios que ver en Budapest.

Visitar la Basílica de Budapest

Se la puede ver desde todos los ángulos

La Basílica de San Esteban de Budapest es una de las construcciones más altas de la ciudad. Sus dimensiones son: 87 metros de largo, 55 metros de ancho y 96 metros de altura.

Ha sido catalogada como el edificio religioso más grande del país.

 

Cómo llegar y horarios de la Basílica de Budapest

Si te apetece hacer este interesante recorrido, puedes usar la línea 1, 2 y 3 del metro con parada en Deák Ferenc tér.

En cuanto a los horarios de visita, puedes ir sin problema entre las 7 la mañana y las 7 de la tarde.

 

¿Cómo conseguir entradas?

En verano, puedes disfrutar de los hermosos conciertos de órgano. Puedes comprar las entradas en la puerta de la Basílica o en la página de ópera de Budapest.

Si eres amante de la música de cámara, te enamorarás de estos conciertos clásicos, dentro de un monumento de arquitectura neoclásica con una acústica increíble.

 

¿Es posible subir a la Basílica de San Esteban de Budapest?

Si vas a viajar a Budapest entre los meses de abril a octubre, tendrás la posibilidad de acceder a la torre derecha de la basílica. Estás de suerte.




Te doy un dato, una vez arriba aprovecha de sacar el móvil o la cámara y has fotografías, pues la panorámica es genial.

Si eres de las personas que disfruta haciendo deporte mientras viajas, puedes aprovecharte de este estupendo edificio porque te ofrece nada más y nada menos que 364 escalones.

Visitar la Basílica de Budapest

Se mezclan religiosos con visitantes

Si eres de los que prefiere descansar, no te preocupes, también cuenta con dos ascensores.

Al bajar, luego de tan maravillosa travesía, prueba alguna bebida o aperitivo en uno de los restaurantes o cafeterías locales, de las calle de alrededor.

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *