21 horas de vuelo

avion

Estoy a punto de hacer checkin en mi siguiente vuelo. Miro que todos los datos estén correctos, miro los horarios de salida, llegada, escala y tiempos de espera que tendré que soportar hasta que en un lateral de la información, muy pequeñito, dice “Tiempo total de vuelo 21 horas y 10 minutos”. Casi un día para desesperarme o casi un día para tomármelo con paciencia y aguantar un vuelo largo.

21 horas y 10 minutos parece mucho tiempo para pasarlo en un avión, pero secretamente me sonrío cuando veo ese dato porque mi viaje será mucho más largo. Ese tiempo sólo incluye la parte más larga del viaje, porque antes y después tengo más recorrido.

En unos días volaré desde Londres a Buenos Aires y mis días y noches las determinarán las azafatas como si yo fuese una gallina en un corral. Pero como vivo en Edimburgo para llegar a Londres tengo que coger otro avión, hacer noche en la capital inglesa, luego hacer una escala a mitad de camino, luego llegar a Buenos Aires, cambiar de aeropuerto y coger otro vuelo hacia el norte y, finalmente, aterrizar.

Estoy acostumbrado a viajes largos, muy largos. En Argentina los vuelos son tan caros y los sueldos tan bajos que hay que viajar casi siempre en bus distancias que a cualquier europeo se le caería la mandíbula de sorpresa: 10 horas, 14… 36 horas dentro de un bus por lo que con el tiempo he aprendido a llevarlo mejor, aunque siempre es pesado.

¿Cómo hago para soportar un vuelo largo? No son trucos mágicos ni soluciones únicas, pero son pequeños trucos que a mi me permiten pasármelo mejor y aguantar sin protestar mucho y que hoy los comparto contigo.

 

¿Cómo aguantar un vuelo largo?

Lee

Si tienes un libro electrónico llénalo de cosas que te gustaría leer. Por las dudas carga más de un libro no sea cosa que el que escogiste es un tostón (o bodrio depende de dónde estés) y quieras cambiarlo. Si tu libro es de papel desafíate a terminarlo antes de llegar así lo regalas al aterrizar y te consigues otro para la vuelta.

 

Mira películas o series

Si te llevas un ordenador pequeño o una tablet ponle cosas dentro como películas o series que te gusten o que quieras descubrir y no puedes por falta de tiempo. Si llevas más de un dispositivo distribuye las series y películas no sea cosa que te quedas sin batería y toda la diversión se te va antes de tiempo.

 

Baterías extra

Seguro llevarás el móvil pero ya sabemos que los teléfonos de hoy consumen baterías con un apetito insaciable. Por eso intenta conseguir baterías externas para extender el entretenimiento todo lo que puedas.

 

Medita

Este consejo es muy personal pero ahí va: meditar es uno de los mejores aprendizajes que tuve este año. Escucha a tu cuerpo, siente respirar y concéntrate a en ti. Ya verás cómo el tiempo puede pasar volando. Si no sabes cómo meditar o qué es la meditación existe infinidad de aplicaciones móviles de meditación asistida que te pueden ayudar.

 

Camina

A diferencia de un bus en un avión de vuelos largos tienes un poco más de libertad para moverte así que aprovecha y estira las piernas, camina un poco, ve al baño, lávate la cara, vuelve y, por favor, no des la lata a las azafatas que están trabajando y si eres bueno tal vez hasta te regalen una piruleta.

 

Observa

Mira a cada pasajero, puedes entretenerte viendo lo que hacen, puedes saludarlos y hasta podrías entablar una conversación más que entretenida. Tal vez te lo pases tan bien con tu compañero de asiento que la batería de tu móvil llegue llena cuando aterrices.

 

Duerme

Ya sé que no es fácil para muchos dormir en un avión. Eso de dormir sentados no se nos da bien a los humanos. Así que si la noche antes puedes levantarte muy pronto o dormir poco o si durante el día puedes cansarte mucho, hazlo porque lo agradecerás. Mi consejo es que incluso en el avión trates de aguantar todo lo que puedas antes de dormir porque nadie duerme 21 horas en un vuelo.

Comenta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *